Skip to content

Continúa la violencia en Honduras contra líderes populares

18/02/2010
tags:

Giorgio Trucchi

Rel-UITA

A las 6 de la noche del jueves 11 de febrero, cuatro hombres vestidos de negro penetraron por la fuerza en la casa de Porfirio Ponce, vicepresidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS), organización afiliada a la UITA, y miembro activo de la Resistencia. Después de haber registrado todos los cuartos se llevaron una computadora que contiene informaciones muy valiosas sobre las actividades del sindicato y del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Contactado vía telefónica, el vicepresidente del STIBYS manifestó a Sirel que “Estas personas penetraron en mi casa rompiendo las celosías, una ventana y una puerta, y sin mostrar ningún temor ante los vecinos que estaban observando y que me informaron de inmediato.

Registraron todos los cuartos y se llevaron solamente una computadora donde guardaba mucha información. Por la manera en que actuaron –continuó Ponce– no me cabe la menor duda de que se trata de una acción de amenaza perpetrada por miembros de los cuerpos represivos del Estado.

Pese a que sabían perfectamente que los vecinos ya habían llamado a la Policía, salieron tranquilamente por la puerta, sin ninguna prisa y llevándose solamente la computadora”.

El presidente del STIBYS, Carlos H. Reyes, se comunicó con el viceministro de Seguridad, Armando Calidonio, para denunciar este acto de persecución política en contra de activistas y dirigentes de la Resistencia.

“Denunciamos ante la nación y la comunidad internacional este hecho de hostigamiento y vamos a redoblar las medidas de seguridad, sin por eso renunciar a la lucha”, concluyó Porfirio Ponce.

Sigue la represión

Lo que le ocurrió al vicepresidente del STIBYS es sólo uno de los tantos episodios de represión sistemática y violación a los derechos humanos ocurridos durante estas primeras semanas del gobierno de Porfirio Lobo Sosa.

El pasado 2 de febrero fueron secuestrados Manuel de Jesús Murillo y Ricardo Vázquez Vázquez, dos camarógrafos que laboraron en Casa Presidencial durante el gobierno de Manuel Zelaya y que participaron activamente en las marchas de la Resistencia.

Dos hombres vestidos de civil, con armas 9 milímetros y chapas de la Secretaría de Seguridad, los encañonaron y los llevaron a una casa donde fueron interrogados y  brutalmente torturados.

El día 3 de febrero fue encontrado el cuerpo sin vida de Vanessa Yaneth Zepeda Alonso, de 29 años, militante activa del FNRP y del Sindicato de Trabajadores del Instituto Hondureño de Seguridad Social (SITRAIHSS).

Según varios testigos, la joven fue lanzada ya sin vida desde un vehículo, después de haber desaparecido un día antes. Zepeda había denunciado constantes amenazas a través de mensajes escritos y persecución administrativa a través de audiencias de descargo en el Seguro Social.

Fonte: http://www.rel-uita.org/internacional/honduras/acto_intimidatorio_contra_stybis.htm

Anúncios

Os comentários estão fechados.

%d bloggers like this: